martes, enero 09, 2007

¿No quieres caldo? Toma dos tazas



¿Vieron ustedes todo lo que dijo Vanbrugh sobre la ópera y lo que le contesté yo?


Pues el próximo concierto del coro Talía, el día 5 de Mayo en el Auditorio Nacional, será de coros de ópera. Dios castiga sin palo ni piedra. Los esclavos de Nabucco, la marcha triunfal de Aida, y los zíngaros de Il trovatore (¡si , aquellos de "Una noche en la ópera" con los Hermanos Marx!)
¡Ay!

2 comentarios:

Javier dijo...

Qué le vas a hacer, lo exige el guión. Además hasta los más feroces detractores de la ópera admitimos que hay cositas que no están mal. De las que citas, las que conozco me parecen llevaderas.

Por cierto, el autor cuyos comentarios sobre la ópera transcribía Vanbrugh el otro día soy yo mismo (salúdalo de mi parte cuando lo veas). Recuerdo haber escrito todo eso comentando un post, "Me declaro inoperante", del blog de Enrique Gallud.

Cigarra dijo...

Cuando tenga tiempo me explicaré un poco mejor acerca de mis preferencias musicales. La verdad es que soy ecléctica y bastante menos tajante de lo que parece, habida cuenta de la vehemencia con que me expreso. Lo cierto es que soy como la máquina de picar papel y sólo excluyo a priori, el Heavy Metal y cosas como Isabel Pantoja o Bisbal. En casi todo lo demás estoy abierta a todas las posibilidades, desde el "Siyahamba" zulú al "Piensa en mi" de Luz Casal.
Y el coro de los esclavos de Nabucco me es particularmente querido por lo que le gustaba a mi madre. ¡Lo que ella hubiera disfrutado viendomelo cantar en el Auditorio!. Bueno, me verá desde la nubecita, como decía Guareschi.