viernes, abril 27, 2012

Ventanas y Puertas de Buenos Aires

La Cigarra le ha cogido el gusto a lo de cruzar el Atlántico, y esta vez se fue a dar un garbeo por Buenos Aires, así que os invita a acompañarla en su paseo habitual, con la nariz levantada, disfrutando de esta ciudad maravillosa



Buenos Aires ¿antigua o moderna?
Quizá este reflejo sea una imagen cierta de esta ciudad



Es como un paseo por toda Europa al mismo tiempo;
podríamos estar en el Mediterráneo...



...o en París


 

¿o en Londres?




Aunque ya es otoño allá, aún tienen flor las buganvillas y las jacarandás
y su colorido se extiende a algunas fachadas
















¡hasta que llegamos a La Boca, y aquello desborda todas nuestras previsiones!












Interior de un "conventillo"





Pero volvamos al estilo clásico de San Telmo




Junto a esta opulencia decorativa se encuentra la casa más estrecha de Buenos Aires:


Un señor manumitió a su esclavo y le regaló un solarcito estrecho para que se hiciera su casa. Y se extiende hacia dentro, con una habitación tras otra, como una ristra de choricillos



¿Viena? No, el barrio de Montserrat



Camino del Jardín Japonés



El Cabildo, uno de los edificios más antiguos de Buenos Aires



En este escaparate vemos un ejemplo de "Fileteado porteño"
un modo característico de hacer rótulos decorativos




Detalle del Palacio Barolo, un edificio que aunque
ya no es el más alto de Buenos Aires, sigue siendo impresionante



Puro "Art Decó".
Se ve por todas partes el gran auge que experimentó esta ciudad
a comienzos del S. XX







Esta pobre casa debía tener una gemela a la izquierda,
pero cortaron por lo sano y dejaron todos los arcos a medias.



Palermo viejo, elegancia "demodé"





Un balconcito al que no le hubiera hecho ascos la mismísima Julieta






Un toque de creatividad en la puerta de esta tienda

Seguimos paseando por Palermo




Esta ventana no valía nada,
hasta que decidieron llamar la atención sobre ella




¿En un mismo edificio, esa torrecilla y el mazacote de cristales?



Teatro Colón, un referente esencial en la Cultura porteña, con mayúscula



Pero si yo tengo que elegir una casa en Buenos Aires,
quiero este palacete de la Avenida Alvear...



...con todo el señorío del Barrio de La Recoleta...


...y un jardín romántico.



Otro toque parisino



El Edificio Kavanagh, que durante muchos años fue el más alto de toda Sudamérica.
Es curiosa la historia de por qué se construyó ahí. A la izquierda, detrás, se atisba una
pequeña cupulilla de la Basílica del Sacramento, totalmente oculta por esta mole.



Otro buen ejemplo de lo que es Buenos Aires:
un templo entre un teatro y un edificio de oficinas.
Corrientes en estado puro.



Atención a la decoración: es pintada ¿a que engaña al ojo?




No hay casa detrás, pero los maceteros se mantienen vivos
Calle Defensa, en el Barrio de San Telmo











Plaza Dorrego, corazón de San Telmo





Y nos despedimos como empezamos
¿Buenos Aires, espejismo?

Otro día hablamos de tango, de pintadas y de otros detalles porteños


6 comentarios:

David García A. dijo...

Bonitas fotos, que bueno que algo han conservado los argentinos de su bonita arquitectura. Recuerdo que en algún lugar leí que cuando abrieron esa avenida que distingue a Buenos Aires, donde está el obelisco, echaron abajo construcciones preciosas, entre ellas una iglesia en que se juró o se llevó a cabo algún acto trascendente de la independencia argentina

Marcelo dijo...

Es lindo ver mi ciudad con los ojos de otro!

Cigarra dijo...

David, seguro que si, porque a veces tenemos muy poco respeto hacia los restos históricos. No cabe duda de que la 9 de julio es una avenida impresionante, pero ¡a mi me gustan tanto las piedras antiguas! Voy a hacer otro post y pondré algo de la Manzana de las Luces, que me encantó


Marcelo, no sabes qué ganas tenía de conocer Buenos Aires con mis propios ojos, tanto como he leído y he escuchado sobre ella. La verdad es que me sentí como en casa, qué delicia de ciudad.

David Pallol dijo...

Preciosas fotos, Cigarra. Qué ganas de visitar Buenos Aires algún día.

Miroslav Panciutti dijo...

Qué suerte que hayas podido conocer Buenos Aires. Yo estuve brevísimamente hace dos años (el viaje era a Uruguay) y no tuve tiempo más que para una visión panorámica y apresurada de la ciudad. Pero, desde luego, he de volver (parece que hay posibilidades vía laboral).

En esa rápida visita me impresionó, sobre todo, la vitalidad de la ciudad, mucho más que sus arquitecturas, con lo cual no quiero decir que no haya abundantes muestras de buena calidad, como las que recoges en estas interesantes fotos tuyas.

Raquel Barbieri dijo...

¡Fantásticas tus fotografías de Buenos Aires, Cigarra! Qué buenas elecciones y tomas.

Deseo que hayas disfrutado de tu estadía en mis pagos.