lunes, febrero 18, 2008

Día grande

Sólo un instante para dejar constancia de que ayer fue un día grande. Y no sólo por el concierto (que estuvo muy bien) o porque al fin empezara a llover, sino porque ¡conocí a Franziska! Que tuvo la gentileza de venirse hasta Madrid desde su Alcalá de Henares, a pesar del mal tiempo, para oírnos cantar y animarnos con sus aplausos. No dejeis de ver su blog . Y a ti, Franziska, ni se te ocurra dejar de publicar en él. Un abrazo muy fuerte

5 comentarios:

el_alguacil dijo...

Querida cigarra (que cosas peores te he llamado), es imperdonable que ayer Franciska estuviese en el concierto, la conocieras y no me la presentaras.

Aunque en principio soy ajeno a la reiterada relación que a través de tu blog tenéis, coincidimos en los comentarios a tu felicitación de Navidad, con lo que su nombre y el mío han quedado registrados en una misma página de cigarrales.

Lo siento pero el alguacil te pone una multa.

Zafferano dijo...

Pues qué envidia me dan! No sólo me hubiera gustado asistir al conciento sino también conocer a dos de mis blogueras más entrañables. Maldición! Por qué estaré tan lejos! no pierdo la esperanza de que algún día podamos coincidir las tres.

Un beso enorme

Cigarra dijo...

Señor Alguacil: Es cierto que salimos un poco apresuradamente, pero entre que el sacristán nos echó a empujones al frío y las tinieblas exteriores, que estaba lloviendo, y que las inclemencias del tiempo y la hora no ayudaban a formar corrillos para charlar, salimos todos como alma que lleva el diablo, y falté a mis deberes mas elementales de cortesía, lo confieso.
Espero que haya ocasiones mas propicias para subsanar mi falta.
Y la multa pienso recurrirla por CEA, que conste.

Cigarra dijo...

Zafferano, guapa, en la próxima ocasión, en lugar de irte a Marrakech te vienes para los Madriles y organizamos un agasajo postinero, aunque no sea en Chicote, para reunirnos las tres. Te encantará Franziska en persona, qué vitalidad y qué alegría. Eso que decía de que es gruñona, nada, lo dice por asustar, pero es mentira.

Franziska dijo...

Me estoy poniendo colorada. Mi personita no se merece elogios. Es, en mi opinión, la demostración de lo generosa que es Cigarra con todo el mundo como puede observarse fácilmente con la atenta lectura de su blog. Siempre encuentra personas interesantes a las que recomendar, es evidente que su calidad humana está por encima de toda duda.

Un abrazo.