viernes, noviembre 07, 2008

Concierto del Coro Talía


Ya bien entrado el primer trimestre del curso (yo sigo pensando en la división antigua del año escolar) hemos tenido tiempo de preparar nuevos conciertos y tenemos la mirada puesta en las Navidades, que no falta tanto. Pero antes de que llegue diciembre con sus panderetas y sus zambombas, os propongo un concierto la semana que viene:


Para celebrar el "Año internacional del Planeta Tierra" y en colaboración con la ONG Geólogos del Mundo, la Orquesta Chamartín y el Coro Talía van a dar un concierto en el Auditorio Nacional de Madrid, el jueves próximo, día 13, a las 22,30 con un programa dedicado a la Tierra:

La Gruta de Fingal de Mendelssohn, la Suite Peer Gynt de Grieg, Una noche en el Monte Pelado de Mussorgsky, y el estreno absoluto mundial de la "Cantata del Agua" obra de nuestro compositor exclusivo Alejandro Vivas Puig.


Más información en la página de la Orquesta
http://www.oschamartin.org/osc/

Las entradas se pueden sacar en el mismo Auditorio Nacional, C/ Príncipe de Vergara 146,
a través de la página de la Orquesta, a través de Servicaixa o en la sede del ICOG (Ilustre Colegio Oficial de Geólogos) en la Calle Raquel Meller 7, de Madrid Tel 91 5532403
Os esperamos a todos, que es para colaborar con una buena causa

6 comentarios:

Franziska dijo...

Cigarra, gracias por tu invitación. Nada hubiera hecho más feliz a Franziska que asistir al concierto. Pero ¡pobre pecadora de mí, alma cuitada. qué más quisiera que poder! Has de saber, fermosa criatura, que a esas horas ya no tengo autobús que me traslade a mis reales aposentos.

Saludos cordiales.

Zafferano dijo...

Una noche en el monte Pelado! Como siempre tendré que conformarme con el audio... Pero ponlo, eh?
Algún día lograré ir a uno de tus conciertos. Ya verás!

Un beso enorme!

Magistrada a mi pesar dijo...

Querida Cigarrita:
Cada vez que entro en tu blog me llevo varias alegrías juntas aunque, por desgracia, no puedo hacerlo muy a menudo. El caso es que hoy me has hecho feliz varias veces, primero con el aria de Haëndel, que es una maravilla y que me ha recordado a un ligue que tuve en tiempos que era estudiante de canto y cuyo casi único atractivo era su hermosa interpretación de este aria y alguna otra. Era encantador… cuando cantaba.
Y después, el discurso de Rita, lleno de vida y de grandeza, una lección en toda regla y una invitación a la serenidad y a la caridad. Gracias.
Los miradores de Madrid me han emocionado. No puedo dejar de recordar a mi padre, madrileño hasta las “cachas”, con quien paseaba de niña por los escenarios galdosianos con la mano metida en el bolsillo de su abrigo. Me iba señalando donde vivían Jacinta, Juanito Santa Cruz, Estupiñá, la de Bringas y el balconcito de la esquina de Postas donde los Requejo tenían secuestrada a Inesilla. También me contaba historias de bodas de reyes y de anarquistas, me enseñaba el árbol de la puerta del Sol al que le subió su madre el 14 de abril de 1931, la esquina de Alcalá en la que tuvo que saltar sobre los cadáveres poco después, el balcón desde donde se tiró su abuela en la calle Huertas cuando sus hijos marchaban al exilio. Me enseñaba la casa en la que estuvo el primer ascensor de Madrid, las fachadas más originales, las casas de Lope y Quevedo y el minarete de la Iglesia de San Nicolás. Me explicaba como regatear en el Rastro y luego me llevaba a Lardhy a tomar un caldito caliente. En fin, después de casi veinte años fuera de Madrid, he vuelto cuando él ya no está. Madrid ya no es el mismo y yo me alegro por él. Sus cenizas descansan en la Puerta de Alcalá. Los turistas las pisotean todos los días y yo sonrío imaginando los sarcasmos que estará haciendo allá arriba. Nuevamente gracias por haberme permitido este recuerdo que me ha hecho saltar unas lagrimitas de cocodrilo.
He llegado tarde a la invitación para ir a vuestro concierto y lo he sentido. Hasta pronto. Un beso muy fuerte.

Cigarra dijo...

Franziska de mi corazón, ya se yo que esas son horas intempestivas para ti. Y casi para cualquiera, porque siendo al día siguiente jornada de trabajo, se hace muy duro trasnochar. Descuida, que se acercan las navidades y daremos conciertos a horas decentes.

Zaffe, guapa, me parece que para que tu nos escuches vamos a tener que organizar una gira "allende los mares". O bien, que tengamos la suerte de coincidir con algún viaje tuyo a estos pagos. Todo se andará, si la vara no se rompe.

Cigarra dijo...

Magistrada, tu comentario me ha llegado al alma. Para mi es un motivo de satisfacción enorme el que mis fotos de Madrid te traigan tan buenos recuerdos, y te agradezco que los compartas con nosotros de modo tan emotivo. Me tienes que contar cuál es la primera casa de Madrid donde hubo ascensor ¡menudo hito! Yo ahora voy con frecuencia a una casa en San Bernardo donde vivió Dª Emilia Pardo Bazán, y disfruto imaginándola en aquel portal oscuro y aquella escalera desgastada, que ella subiría resoplando debido a sus gorduras... (casi como yo, quiero decir) Es cierto que pasear una ciudad "vivida" aumenta el placer del paseo infinitamente.
Me ha encantado tu visita, vuelve siempre

Magistrada a mi pesar dijo...

Si mi padre no se lo había inventado, el primer ascensor de Madrid se instaló en la casa que hace la esquina de Mayor y Bailén. Yo aún lo conocí funcionando ¿seguirá allí?hogiou