lunes, noviembre 24, 2008

Setas y colores del otoño

Lo prometido es deuda y no puedo dejar que el otoño desemboque en los fríos invernales sin haber celebrado lo mejor que nos trae esta estación: las excursiones y los paseos en busca de las setas, el aire puro y los colores que nos ofrece el campo.

Tuvimos la suerte de poder disfrutar de un tiempo delicioso en uno de los ultimos fines de semana de octubre, en que teníamos programada una salida por las inmediaciones del pueblo de Los Navalucillos, al norte del Parque de Cabañeros.






El sol arrancaba estos oros en los árboles de la orilla del rio


y en los helechos que tapizan el suelo




un último destello en las copas de los chopos



Si el musgo es un indicador de medio ambiente saludable, no cabe duda de que este paraje goza de una salud inmejorable. Por cierto, recuerdo que está prohibido coger musgo para el nacimiento en lugares como éste.





Este efecto de nieve lo produce un liquen llamado "barba de viejo" que crece en las ramas de las jaras hasta dejarlas con este aspecto



En un lugar soleado y arenoso asoma el cólchico, de la familia del azafrán; pero no hay que confundirse, porque éste no es comestible.



La vida es muy desigual (despareja, que diría un argentino) uno tan frondoso, y a su lado el otro pobre seco, sin una hoja





Por aquí empiezan a aparecer las protagonistas de nuestro paseo: las setas



Me vais a perdonar, porque como no se distinguir mas que los níscalos de las amanitas venenosas, no me aventuraré a poner nombre a ninguna de estas que os traigo aquí.



Como íbamos acompañados de expertos no corríamos peligo, con consultarles ante cada duda, todo solucionado



El objeto principal de nuestras pesquisas eran las macrolepiotas, que parecían ser las setas comestibles propias de la zona



Estas, hasta yo se reconocerlas. Son las genuinas Amanitas muscarias.


Pero por mas que me esforcé en mirar bien, no encontré a los enanitos por ningún lado.


Debían estar pasando el fin de semana en Benidorm, con el Inserso


Para que os hagais idea del tamaño, puse encima las llaves del coche

Aquí, parte de la cosecha, que fue suficiente para que nos las cenáramos y eso que éramos un grupo bastante numeroso.



Los expertos, que además de entender de setas, saben cómo cocinarlas, se metieron en la cocina y sacaron el mejor partido de las que habíamos recolectado



Y como broche de oro, una velada tranquila en torno a la chimenea.
¿se puede imaginar algo mejor?
Como dijo el sabio:
"Viejos vinos para beber,
viejos troncos para quemar,
viejos libros para leer,
viejos amigos con los que conversar"

7 comentarios:

Grine dijo...

¡Qué paseo más agradable! Por fin unas fotos que me reconcilian con el otoño. Espero que disfrutaran de esas ricas setas ;)

Zafferano dijo...

Qué bonito Cigarra! Has relatado magistralmente un día tan delicioso como productivo, sobre todo a la hora de la cena. Las setas están como para comérselas, parecen dibujos animados...
Me encantó el final, el resumen del día. Tiene que ser buena gente la tuya.

Un beso muy grande!

Cigarra dijo...

Hola Grine: A mi el otoño me gusta cada vez mas. Si lo miras con buenos ojos es la época de los colores cálidos, las castañas asadas, los paseos sin mucho calor ni mucho frío, y las setas, que estaban para chuparse los dedos. Una delicia.

¿Qué tal Zaffe? Es una zona espléndida esa por la que anduvimos. Uno de esos raros espacios en donde puedes desparramar la vista y no hay más rastro humano que el sendero por donde caminas: ni cables de alta tensión, ni carteles de "coto privado"; todo lo mas, alguna choza semiderruida, algun murete de piedra antigua; ya va siendo dificil encontrar sitios así. Claro que está lindando con el Parque de Cabañeros y se va manteniendo.
Y ¡qué voy a decir yo, claro que son buena gente mis amigos!, digo como el del chiste "para qué voy a ir con malas mujeres, habiéndolas tan buenas"

Zafferano dijo...

Jejeje! Me refiero a los gustos que comparten tontina... Y además que no sé, por cómo lo cuentas se percibe el buen ambiente.
Lo que pasa en las islas es que siempre que intentas desparramar la vista ¡te encuentras con el mar! Que tampoco está mal... Pero a veces apetece perderse y hacer kilómetros y aquí, si haces kilómetros, te sales de la isla...
En fin, que para vistas se hicieron los aviones!

Un besote preciosa!

María la Delsa dijo...

¡Qué estupendos tus reportajes! La verdad es que sí que dejas traslucir un "buen rollito" (como dicen ahora mis jóvenas...).
Besos.

María la Delsa dijo...

¡Qué estupendos tus reportajes!. La verdad es que sí que dejas traslucir un "buen rollito", como dicen mis jóvenas...
Muchos besos

Isabel Romana dijo...

¿Cómo que no había enanos...? Seguro que no miraste bien, o no los llamaste utilizando la fórmula debida. Ya se sabe que son tímidos.
Deliciosas fotos. No me cuesta nada imaginarme que disfrutaste de una jornada encantadora. Y más si luego contabas con la chimenea y los viejos amigos. Saludos cordiales.