viernes, febrero 06, 2009

Ventanas de Málaga

Venga, a levantarse, que hace sol, y aunque en Madrid estén cayendo chuzos de punta, en Málaga hace un día encantador, y hay un montón de ventanas bonitas esperando que vayamos a verlas. Y la primera, la de la habitación que nos deja ver un mar tan azul, que nadie creería que estamos a finales de enero.






Y Paseo de Sancha adelante, vamos a ver qué sorpresas nos reserva Málaga.


En este paseo encantador se suceden los palacetes con los estilos más diversos.
Aquí un neomudéjar con alfices enmarcando las ventanas y celosías que protegen del sol





En esta, la austeridad de un Art Decó de principios del XX




Un mirador con ojivas de regusto neogótico




Este palacete está en plena reconstrucción. Cuando esté terminado, va a ser una monada


Aunque el Paseo de Sancha no está en primera fila de playa, desde esta torrecilla se debe ver el mar divinamente



Varias puertas y ventanas sin pretensiones, pero con empaque














Son muy frecuentes los adornos con azulejos, aunque no sea más que un detallito como en esta ventana




Otra torrecilla envidiable, ya llegando a la Plaza de Toros.




Elegancia y austeridad, sin mas adorno que el juego de colores y ese pequeño detalle sobre el dintel








La Alcazaba malagueña es una sorpresa que merece un post para ella sola, y lo tendrá. Pero no puedo dejar de traer aquí esta pequeña muestra de los tiempos en que Málaga era mora.




Volvemos a los palacetes señoriales del Paseo de Sancha













Por un momento este alero en voladizo me recordó a las casonas santanderinas. Hasta que vi el adorno que lo decora por debajo, de gusto netamente andaluz.








Por la tarde, con el sol poniente, nos acercamos a la Plaza de la Merced




En la Casa Natal de Picasso se alternan los balcones adintelados y de medio punto,





y no se sabe cómo tienen mas encanto, con las persianas abiertas, dejando ver la blancura de las contraventanas



o con las persianas cerradas, velando el interior.
Hasta que descubrimos este juego de sol y color, pintando la pared del fondo

Entrada a la Fundación Picasso, y a la casa natal del pintor.



Las demás fachadas de la plaza de la Merced, también tienen su gracia












En una plazuela recoleta encontramos el Café de Flores



con esta ventana exagerada



que contrasta con la sencillez de algunos miradores








El domingo amanece lloviendo. El mar se difumina en el horizonte y la lluvia saca brillo a los tejados vidriados. Hay que decir adiós que el Ave nos espera.





Y llegamos a Atocha antes de que queramos darnos cuenta.



Pronto: La Alcazaba Malagueña y el Castillo de Gibralfaro


9 comentarios:

alma máter dijo...

Como guía no tienes precio.. Preciosas fotos.
Un beso.

María la Delsa dijo...

¡Estupendo el reportaje, como todos los que nos muestras!. ¡Qué colección tan hermosa estás haciendo de ventanas y puertas y aldabas y cielos, y rios y luces y sombras...!
Espero, impaciente,el de la Alcazaba.
Besos.

el osorio dijo...

Un soplo de luz, calor y color!

Júbilo Matinal dijo...

Estupendo el reportaje. Podías haberlo aliñado algo con versos de "paseo por Málaga", de López Ruiz. ¿O no se prestaban?

María dijo...

Más prosaico, pero ¿qué hotel es el de lña primera foto, desde el que se veía el mar?

Cigarra dijo...

Queridos visitantes todos: es un placer compartir con vosotros mis ventanas. Ya lo dije en otra ocasión pero lo repito: cuando hago las fotos disfruto doblemente si pienso en que las vamos a disfrutar juntos. Gracias por venir.

María, aunque no me paguen comisión, hago propaganda del hotel: es el Hotel Los Naranjos, en el Paseo de Sancha, un poco más allá de la Plaza de Toros. Aunque no está en primera linea de playa, desde las habitaciones del último piso se veía el mar estupendamente. Muy recomendable; un hotelito clásico, sin grandes modernismos (todavía te dan una llave de verdad para la habitación, no una tarjeta) pero de lo mas confortable; Y el desayuno, muy bueno.

madeleine dijo...

Ya me has dado unas ganas a volver a Málaga... Gracias por el "paseo".

Franziska dijo...

Gracias por tu invitación. Ha sido un paseo extraordinario de imágenes bellas y de verso florido. El padre de mi nieto, el marido de mi hija Coral, es malagueño. Es seguro que el próximo domingo querrá hacer una visita a su tierra, estoy segura que le va a encantar.Para mí que no soy malagueña, ha supuesto una grata experiencia. Tengo pendiente un viaje para conocer el museo Picasso. Te felicito por el trabajo. Un abrazo.

Cortinas de Cristal dijo...

So preciosas esas ventanas, cada una con su más peculiar encanto. Gracias por compartir tanta belleza