jueves, octubre 15, 2009

Todos contra la pobreza

Está en nuestras manos acabar con la pobreza
La Alianza Española contra la Pobreza es la respuesta de numerosos colectivos ante la persistencia de la pobreza y las desigualdades sociales. No podemos estar de brazos cruzados mientras aumenta cada día el número de personas que pasan hambre en el mundo, no se garantizan los derechos humanos y crece la desigualdad entre las diferentes regiones.

Ante esta situación la Alianza Española contra la Pobreza la forman organizaciones sociales, sindicatos, movimientos y plataformas ciudadanas que aglutinan a más de un millar de entidades en todo el territorio español. Diferentes sectores, unidos en la diversidad, como muestra de una sociedad civil comprometida en la lucha contra la pobreza que hace un llamamiento conjunto a la ciudadanía para presionar y lograr medidas concretas y no discursos de buenas intenciones.

Para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sólo es precisa la voluntad política de los gobernantes. Además la Alianza reivindica medidas concretas para aumentar la cantidad y calidad de ayuda a los países empobrecidos, la cancelación de la deuda externa y nuevas normas comerciales que permitan a los países acabar con la injusticia, la inequidad y la discriminación.



Porque es posible que esta tierra nos mantenga a todos si las cosas se hacen como es debido, rebelémonos contra la pobreza





La manifestación en Madrid es el viernes 16 a las 18 horas desde Cibeles a Sol

Más información en http://www.rebelatecontralapobreza.org/

2 comentarios:

Lansky dijo...

Querida Cigarra: es evidente que no eres alguien que se disfrace de buena persona, sino que “eres” una buena persona, y puede además que iniciativas como la que glosas contribuyan algo a paliar la jodida situación de estos ‘sobrantes’, como los llaman cínicamente los teóricos de los recursos humanos. No obstante, un gángster como yo, que no tiene porqué ser buena gente te repite algo que deberías saber a estas alturas: la pobreza no es un resultado inesperado ni siquiera indeseable para los de "arriba" en la marcha del mundo, sino parte esencial de esa misma forma de funcionar, lo que los progres de antes llamaban “el sistema”.

Cigarra dijo...

Ay, Lansky, no se por qué, pero el hecho de que un gangster como tu, diga que soy "buena persona", casi me hace sentir peor que si hubieras dicho que soy un ser maligno...
Pues para que veas que no soy tan buena gente ¡no fui a la manifestación!. (como el Capitán Araña, que embarcaba a la tripulación y se quedaba en tierra)