miércoles, enero 12, 2011

Cosas de casa

Tengo yo en la puerta de la nevera, como casi todo el mundo, una pizarita de esas blancas para poner la lista de las cosas que hay que comprar. Y mi hija, llena de espíritu doméstico, escribe:




Y entonces, su padre (que por esas casualidades de la vida, también es mi marido) le contesta con esta otra lista:



¿Comprenden por qué me hago un lío cuando voy a la compra?

9 comentarios:

Vanbrugh dijo...

Eso os pasa por apuntar cosas en pizarritas. Yo voy cogiendo lo que buenamente me apetece por los estantes, y así pasa que nunca falta cerveza, ni jamón serrano, pero nunca hay harina cuando se necesita (y todo es mohina, claro).

Tu hija y su padre escriben esas cosas en la nevera porque no tienen un blog, que desahoga mucho la creatividad.

Cigarra dijo...

Y eso que no anduve lista cuando lo que había que comprar era un felpudo: "que lo compre Gloria, que lo ha manchado" "lo voy a comprar con tu cara" y cosas por el estilo. Es lo que tiene no coincidir a las horas de las comidas, que se tienen que comunicar con el pizarrín de la nevera. Creo que por eso dicen que la familia es la base de la sociedad. Así andamos.

Adriana dijo...

Josephine C., dislexia doméstica

Anónimo dijo...

Pues porque no viste que debajo de "tostadas integrales" estaba "pomporrutas imperiales", que-pas-que lo borré porque hacía más falta el pimentón dulce...
Clarimocho

J. G. dijo...

las cosas mejor sin pensar, cuanto menos rastro mejor

Cigarra dijo...

Adriana, yo creo que más que dislexia es diarrea mental.

Clarimocho, en cuanto vea una pomporruta en el super, te la compro.

Aprecio tu esotérico mensaje, J.G., pero aunque me empeño en pensar lo menos posible, dejo mucho más rastro del que quisiera.

Lansky dijo...

Se empieza con una pizarra en la nevera y se acaba no sabiendo quién manda en casa y, lo que es peor, quien no compró la harina de rebozar. (aún así tienes suerte con esa familia y ese chungón de marido)
Eso sí, apunta: morcillo con hueso ( no hay, el morcillo no tiene, o es la pata entera), pimentón ni fu ni fa, y huesos destuetanados...y relaliz duro

Cigarra dijo...

No lo sabe usted bien, Maestro Lansky, que así está mi casa, sin autoridad, que aquello es un caos. Pero ya que estamos, le advierto que a mi me gusta más el regaliz blando. De ese que es una tirita enrollada sobre si misma, que lo hay rojo y negro.

Vanbrugh dijo...

El regaliz es una cosa desagradablemente elástica -el blando- mucho más dura que cualquier cosa verdaderamente blanda y mucho más blanda que ninguna verdaderamente dura, que se disuelve en la boca dejando una consistencia pringosa y viscosa, se arrepiente a la mitad de un inoportuno propósito se ser dulce y sabe a lo mismo que me imagino que sabrán los vómitos de mi perro. Esto último lo comparte con el duro, solo que en el duro el sabor es más intenso y feroz.

Creo recordar que no me gusta, vaya.