viernes, julio 15, 2011

Irlanda, de prestado



Yo todavía no he podido irme de vacaciones, pero mientras permanezco amarrada al duro banco voy a compartir con vosotros las maravillosas imágenes que ha traído mi sobrina Ana a la vuelta de sus vacaciones en Irlanda.

Ha hecho fotos magníficas de muchísimos sitios, pero para ceñirnos a uno de los temas recurrentes en este blog, traigo aquí solamente las de ventanas, puertas y fachadas, porque son dignas de verse







La siguiente serie de puertas de Dublín es especial:























Fachadas de Dublín.












Alguna pintada:






Y de otros lugares








Todo el encanto de un "cottage" típico en esta puerta






La ventana mas florida: espectacular






Un hotelito rural con encanto (y bicicletas)







¿Puede faltar una tienda de licores en una población irlandesa?










Parece que van a aparecer John Wayne y Maureen O'Hara a guarecerse de la lluvia en estas ruinas románticas












No tengo adjetivos suficientes para esta casita de Pitufos








¡Qué interior de cretonas floreadas y te en tazas de porcelana china sugieren estas ventanas!







Y aunque este blog no es marco suficiente para tanta belleza no puedo dejar de poner alguno de los paisajes que quitan el aliento, en ese estupendo reportaje:

una playa slavaje...






... y un lago de cuento de hadas.






¡Sin duda, mi próximo viaje fuera de España, será a Irlanda!


Gracias a Ana Carrascón (c) por las fotos



3 comentarios:

Lansky dijo...

¡Qué verde era mi valle!

y qué roja era mi puerta,

añado

(un beso, traidora)

Carmen dijo...

¡Qué buen ojo y qué sentido artístico tiene tu sobrina!. Preciosas fotos.
Besos.

Emma dijo...

Ah, mi Irlanda querida!
Yo vivi allí tres años, y nunca me senti tan en casa en ningun sitio ( aparte del páramo soriano, Lisboa y alguna que otra tierra ibérica que ahora no nombro)
Tienes que ir de vacaciones allí, sin duda.