jueves, junio 19, 2008

Cambio de tercio

Ante todo, un millón de gracias a todos los que ayer acudisteis a escuchar al Coro Accento. Si el concierto salió bien (con sus fallos, que de todo hubo) fue gracias a la ilusión de cantar para un público abundante en lugar de para un salón semivacío. Sabemos que la acústica del Salón de Actos no es tan buena como sería deseable, pero está proyectada una reforma drástica en este verano que lo mejorará sin lugar a dudas, y el curso que viene esperamos que "suene" mucho mejor.

Y como ya se empiezan a respirar aires de verano en el ambiente, vamos a rememorar vacaciones anteriores poniendo aquí algunas de las ventanas que se me quedaron en el tintero, de los viajes pasados.


La ciudad portuguesa de Valença do Minho está rodeada por un recinto amurallado con arcos tan vetustos y señoriales como éste



Luego, una vez dentro, la calle principal se adorna con fachadas elaboradas que recuerdan la Venecia gótica.




Los azulejos realzan el juego de las molduras blancas




Y la piedra y el hierro forjado aportan su toque de nobleza












También hay ventanas humildes, que confían su gracia a la coquetería de los visillos








En Tuy, a este lado de la frontera, las ventanas son mucho mas austeras





Escondiendo las volutas del hierro tras las molduras rectilíneas






No contaban con que el juego de luces y sombras convertiría la reja geométrica en una red que atrapa las miradas





El clima húmedo se deja sentir en las barandillas de hierro






Y en los miradores señoriales



En la iglesia de San Telmo unas volutas barrocas pero sencillas enmarcan un ventanal




En cambio en la Catedral predomina el gótico, sencillo en sus comienzos


O el románico, más escueto todavía.

En el Castillo de Castro Caldelas la vegetación va ganando las aspilleras desde las que ya no es necesario disparar a los posibles invasores. Ahora les llaman turistas y les cobran por entrar.
Muchísimo mas rentable y eficaz



El Balneario de Baños de Molgas conserva un aspecto sosegado y decimonónico



Y como no quiero cansaros, nos quedamos en el Balneario, disfrutando del rumor del río y la paz del ambiente y otro día seguiremos nuestro recorrido, de ventana en ventana.


14 comentarios:

María la Delsa dijo...

¡ Qué preciosidad, Cigarra!... Que hermoso paseo acabo de darme mirando a tus ventanas. Ya has conseguido, creo, que todos nos fijemos más en los balcones y ventanas cuando salimos a pasear y, encima, te recordemos a ti siempre.
Besos.

Vanbrugh dijo...

No hay ventanas como las ventanas portuguesas. Un día tienes que hacer un monográfico de ventanas lisboetas. Este verano iré por allí, a ver si te traigo material.

(Desde luego que es más rentable y eficaz cobrar a los turistas que disparar a los invasores. Pero en cambio no sé cuáles son más destructivos, si los invasores o los turistas...)

Cecilia Alameda dijo...

Preciosas ventanas, alumbran ideas sobre quién estará dentro, cómo será la persona que ha puesto las cortinas o limpia las ventanas, la que se asoma en días de sol. Dan ganas de escribir historias sobre ventanas.
Un beso

Isabel Romana dijo...

Felicidades por el éxito y el llenazo en el concierto. Las fotos de Valencia do Minho son realmente deliciosas. Besos.

Cigarra dijo...

¿Por qué te creías que lo hacía, mi Delsa? ¡para que no podais dejar de pensar en mi! Ya estoy disfrutando de pensar en cómo serán las ventanas brasileñas!

Vale, Vanbi, te acepto el ofrecimiento; Ya ves que no soy orgullosa y lo mismo pongo fotos mías que ajenas. Y muchas veces salgo ganando con las ajenas. Estoy de acuerdo, los portugueses tienen un algo especial para las ventanas, como he visto en pocos sitios (quiero decir que he estado en pocos sitios)
Son mas destructivos los turistas, puedes estar seguro.

Cecilia, ya estoy disfrutando de pensar en las historias que te van a sugerir mis ventanas. No podrían tener una utilidad mejor.

Isabel, tengo que hacer un monográfico de ventanas romanas, dedicado a ti y a tus mujeres. Ventanas a las que hubieran podido asomarse tus heroinas. Cuenta con ellas

Marcelo dijo...

Las fotos son preciosas Cigarra!

Miriam dijo...

Que belleza tus fotos!! Hola, llego aquí por el blog de Marcelo-la menor idea. La verdad me hubiera encantado poder escuchar al coro, lástima estar tan lejos.
Besos desde Argentina!!

brujaroja dijo...

Vengo desde mi blog, siguiendo la huella que dejaste, y me encuentro esta fantástica colección de ventanas... Qué bonito, Cigarra...
Volveré.

ABRAHAM LÓPEZ MORENO dijo...

En agradecimiento a tus fieles visitas y amables comentarios, durante este primer año de vida de “Panorámica Cazorlense”, blog de Cazorla y su bella Sierra, es para mi un honor y una prueba de amistad, el concederte simbólicamente la “Medalla de Oro de la Ciudad de Cazorla”. Podrás recoger este premio en dicho blog.
Un abrazo.

Lansky dijo...

No es tanto el clima húmedo "el que se deja sentir" en las rejas de hierro, como el que se trata de hierro forjado, calentado y golpeado y de ahí que tenga ese aspecto alabeado que no tiene el perfecto pero más feo de fundición

Cigarra dijo...

Hola Marcelo. Tengo más fotos para poner aquí, pero no encuentro el tiempo. Todo se andará, espero.

Bienvenida Miriam, los amigos del otro lado del "charco" siempre sois bien recibidos en estos cigarrales

Encantada de recibirte, BrujaRoja. Gracias por la visita

Cigarra dijo...

Abraham, me siento honradísma por esa distinción. De este verano no pasa que haga una visita a esas tierras maravillosas. Ya estuvimos en una ocasión, pero hace mucho tiempo y tengo unas ganas locas de volver. Mil gracias

Cigarra dijo...

Lansky, una vez mas nos aportas un granito de sabiduría. Es cierto que el hierro fundido no tiene nada que ver con el forjado. Pero debe ser muchísimo más barato, porque ya no se ven rejas de forja en ningún sitio. Lástima de cosas bonitas y antiguas que se van perdiendo. Las conservaremos en foto, mientras podamos.

Lansky dijo...

Cigarra, varias de las fotos que cuelgas son de forja, no de fundición; en concreto la que te comentaba antes