martes, septiembre 30, 2008

Heroes anónimos

Hoy me enviaron esto. Cuando penseis que teneis dificultades en la vida, pensad en esta mujer, y en tantas como ella.


9 comentarios:

Ignacio dijo...

Que mierda de mundo hemos hecho, que lo importante es si marichalar toma o no cocaina; estas cosas mejor lno ls contemos si no es como algo morboso.

Jodr, que mundo, joder.

Cigarra dijo...

Bueno, yo creo que cada uno hace el mundo a su alrededor como quiere con los medios que tiene. Marichalar ha hecho una mierda con su mundo y su vida, y los que pierdan tiempo en ocuparse de eso, pues peor para ellos.
Doña Margarita, cargando con su nieto paralítico, podría estar envenenada o haberlo abandonado, como la madre, pero tiene amor suficiente para hacer posible una vida algo mejor para su nieto y llevar adelante esa vida tan dificil con alegría. Cada vez que dice lo que le quiere está eligiendo y logrando esa alegría.
Ojalá nos acordemos de estas cosas cuando despotricamos por un arañazo en el coche.

Zafferano dijo...

Dios mío, esto es amor. Pero amor de verdad. Voy a tender la ropa, pero te juro que sin quejarme, es más, con alegría...

Un besote y gracias por recordarnos lo fácil que es ser feliz.

Franziska dijo...

Es poner amor en la vida. Ver el semblante de esta mujer es toda una lección de humanidad. Es un ser extraaordinario.

Anónimo dijo...

¡Jo, Cigarra!
¡Qué terrible el mundo para algunas personas, aunque estén llenas de amor y lo vuelquen así!.
Cuando veo estas cosas me siento una mierda.
Carmen

Miroslav Panciutti dijo...

Tremendo. Uno se emociona y piensa y duda mucho después de ver un video así.

Apolonio-de-Rodas dijo...

Gracias. Se que no me puedo quejar, pero de vez en cuando necesito que alguien me lo recuerde.
Muchas gracias
Un beso

Alejandro dijo...

¡Qué más se puede decir! Que haya gente así, como esa mujer, te reconcilia con la raza humana, que es capaz de producir seres tan extraordinarios.

Lansky dijo...

La especie humana produce individuos capaces de lo mejor y de lo peor, por eso no es justificable la frase de Byron (cuanto más conozco a la gente más valoro a mi perro). Por fortuna, lo mejor y lo peor no se suelen dar a la vez en la misma persona.