miércoles, febrero 17, 2010

El canon mata la cultura

Como llevaba yo ya demasiado tiempo sin traer este asunto a colación, vuelvo sobre el tema con una nueva campaña lanzada por la Plataforma Todos Contra el Canon.
Ya sabrán que las entidades que se han erigido en "Defensoras" de los derechos de los creadores, y con ese pretexto entrar a saco en nuestros bolsillos, están arreciando su afán recaudatorio hasta el punto de exigir que los bares, las peluquerías, las salas de espera de los dentistas, los autobuses, clubs deportivos y en general cualquier sitio más o menos público donde haya música de fondo, pague por ese concepto. Yo ya me di cuenta, la última vez que estuve en la peluquería, de la falta de música ambiental. Pues era por eso. Y tengan cuidado si celebran una boda, o bautizo, o comunión, porque no sería el primer acto familiar en el que se cuela un señorito de dichas entidades, a ver si tienen puesta música, para cobrar el canon correspondiente.
Y yo me digo ¿con qué criterio reparten lo recaudado? ¿Recaudan también en nombre de los artistas que no están afiliados a esas entidades, o en nombre de los que renuncian puntualmente a los beneficios? Recuerden el recital benéfico de Bisbal, por ejemplo.
Hay más información en la página de la Plataforma Contra el Canon, si se quieren descargar este modelo de esquela, o algún otro, para manifestar nuestro desacuerdo con esa actividad recaudatoria desaforada, que, por desgracia, viene auspiciada y protegida desde las más altas esferas ¡Mientras esta señora siga en el Ministerio, me parece que lo tenemos claro!
¿De verdad pensarán que están favoreciendo la Cultura?

5 comentarios:

Lansky dijo...

¡Qué mala eres Cigarra, cómo se nota que quieres verles pasar frío en le top manta a los bisbales de este mundo! Y eso que te llamas Cigarra, y no Hormiga

el osorio dijo...

El cánon ha existido siempre. Cuando comprábamos una cinta de casete estábamos pagando un cánon. Hay que diferenciar los abusos de la SGAE en algunos aspecytos del derecho del músico o el cineasta a cobbrar por su trabajo.

Cigarra dijo...

Uno de los peores perjuicios que está ocasionando el afan recaudatorio desmedido de las entidades gestoras de derechos, es que está desvirtuando el sentido del concepto de Derecho de Autor, y además está predisponiendo a la gente en contra de ese concepto legítimo. Es evidente que si venden una obra mía en Japón, yo necesitaré que alguna entidad se encarge de recaudar los beneficios que esa obra genere, y a los que tengo un derecho legítimo evidente. Esa es la función de esas entidades y la han hecho siempre bastante bien. Lo que no es de recibo es que mi hija haya comprado una impresora Din A3 para sus trabajos de estudiante, creación suya personal, para presentarlos en la Escuela, y le hayan cobrado "a priori" un canon por si acaso. Y un canon sustancioso, creo que del 10% o el 15%; Y lo mismo ocurre con el escaner que yo uso para escanear MIS fotos en papel, y MIS diapositivas, y otro tanto con los CD's que uso para compartir MIS fotos de vacaciones con mis amigos, y etc, etc, etc. ¿No es un abuso evidente que todos estemos pagando por ese tipo de actividades privadas que no tienen ninguna relación con los derechos de ningún artista?
Es como si Tráfico nos cobrase a todos a primero de mes un canon, por las infracciones que podamos cometer en las semanas siguientes.
Es el caso más flagrante de negación de la presunción de inocencia que se ha visto nunca.
Por eso hay que estar en contra de "ese" canon. Como no son capaces de inventar un modo justo de defender los derechos de los autores, lo que hacen es atentar contra los Derechos de los ciudadanos en general, que también los tenemos, creo yo.
Porque mientras me cobren por adelantado unas supuestas copias, todo lo que yo haga después deja de ser pirateo, es simple recuperación del dinero que me han birlado.

Azofaifa dijo...

Olé. He dicho

Lansky dijo...

Antes, si yo me compraba un libro, era mío, y lo podía prestar a cinco amigos ¿Ahora si lo presto estoy incurriendo en delito?