sábado, abril 12, 2008

Puntos de vista

(Aesculus hippocastaneum)

Le comento a mi hija: "Me maravilla ver a qué velocidad echan las hojas y las flores los castaños de indias del Retiro. Pasas a mediados de marzo, y las hojas son apenas unos muñoncillos verdes que casi ni se ven. Y en unas pocas semanas, son mas grandes que manos y ya empiezan a tener los conos de flores de buen tamaño. Siempre pienso que si me sentase a mirarlos un rato, vería crecer las hojas, como si estuviéramos en un clima tropical"
Y me contesta: "¿Y qué otra cosa tiene que hacer un árbol?"
Esta chica cada vez se parece mas al Miguelito de Mafalda.

13 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Pues quizá sea eso lo único que tienen que hacer los árboles, pero ciertamente algunos (tales como tus castaños de indias del Retiro) lo hacen de maravilla. De eso habría de darse cuenta tu hija: que el tener muchas tareas no es excusa para no hacerlas bien y, del otro lado, que las maravillas son maravillosas, y qué importa cuál haya sido su génesis.

Ah, muy acertada la evocación de Miguelito. Un beso.

PS: Odio las verificaciones de palabra de blogger

Maria dijo...

Suerte ha tenido tu hija que no la taches de "reduccionista", que está ahora tan de moda. No sé, no sé quizás es que estoy un poco de acuerdo con ella, je je je.

Lansky dijo...

Sólo que los árboles hacen muchas otras cosas, y quizá deberías documentarte y explicárselas

María la Delsa dijo...

Me entusiasman los castaños de indias. Me parece un milagro su floración tan abundante y tan preciosa y comparto contigo el misterio de ese crecimiento silencioso y explosivo de la naturaleza.Besos mil

Cigarra dijo...

Lo siento, Miroslav, pero si no pongo esa pepla de la verificación de palabra me entran comentarios que son spam, y es muy molesto.
Muy cierto eso de que las maravillas son maravillosas. Dicen que la capacidad de asombrarse es propia de la infancia; yo debo estar volviendo a ella rapidísimamente, porque cada vez encuentro mas cosas que me provocan asombro o maravilla y que antes aceptaba sin pensar. Como la misma primavera, sin ir mas lejos.
Y procuraré no excusarme con la multiplicación de mis tareas para hacerlas todas chapuceramente como suelo. Buen consejo.

María, ya me gustaría a mi que mi hija fuera algo mas "reduccionista" por lo menos en lo que se refiere a la cantidad de cosas que tiene diseminadas por su cuarto. Pero me temo que no es ese el sentido del término

Lansky, cada vez estoy más convencida de que los árboles, y en general, los vegetales, son los únicos seres vivos útiles para el planeta. Yo ya me documento, ya, pero que consiga coincidir con ella el tiempo suficiente como para explicárselo, y que no salga corriendo en otra dirección, ya es otra cosa.

Ay, mi Mª Delsa, ya se yo que en ese asombro coincidimos plenamente, como en tantas otras cosas.

isabel vera dijo...

La capacidad de asombro es propia de todos los niños y de los adultos sensibles e imaginativos, con capacidad de empatía, creadores y descubridores de belleza.

Franziska dijo...

Algún día le llegará el momento en que repare en esa maravilla. Con la edad que me imagino que tiene y llena de razón y de lógica para ella, las cosas son como son ¿es que pueden ser de otro modo?

Recuerdo haber recibido consejos de una pequeñaja -mi hija Coral con 9 ó 10 años- ante mi sufrimiento en una película de guerra: "mamá, no sufras ¿no sabes que lo están interpretando, que no es verdad?"

¡Dios mío! Y yo pasando un rato espantoso porque no puedo diferenciar, en el momento en que lo estoy viendo, la realidad de la ficción. Lo paso tan mal que huyo, como de la peste, de ese tipo de cine violento y no digamos ya de películas de terror.

Un abrazo.

Zafferano dijo...

Jajaja! Tu hija se llevaría bien conmigo...!
Me gustaría mandarte un par de fotos que no están muy allá pero sirven de avanzadilla. Lo que pasa es que no sé a qué dirección...

Un beso muy grande! Y a tu hija!

Emma dijo...

Cigarra, explica a tu hija que las cigarras viven en los arboles y que cuando hace mucho calor se mecen en unas sillas chirriantes y parece que cantan pero en realidad lo que hacen es abanicarse moviendo las alas, ya veas como asi se le quita la logica aplastante. Un beso.

Cigarra dijo...

Hola Isabel,mi capacidad de asombro creo que se relaciona más con mi vuelta a la infancia que con que sea un adulto con todo eso que dices. Gracias de todos modos.

Ay, Franziska, a mi me pasa lo mismo. Paso miedo sólo de pensar que están poniendo una peli de miedo, aunque no la vea. Y las de violencia, que te lo dejan todo perdido de sangre... uff.

Ya verás por aquí tus fotos, Zafferano. Pero ultimamente no se qué pasa que se me amontonan los temas y no encuentro ocasión de colgar los posts que quiero. A ver si en el fin de semana...

Emma, bienvenida. Lo malo de la lógica aplastante de mi hija es que es bastante ilógica...

Anónimo dijo...

Querida Cigarra,no tienes más que ir a Galicia para ver (no es una metáfora)crecer las plantas. Yo tuve frente a mi casa un huerto y veía literalmente crecer no sé si patatas o lo que fuera.
Estoy segura que si hubiera puesto atención habría oído el sonido de las hojas dando un estirón.

vegaspes dijo...

Qué pensamiento tan práctico :D

Me recuerda a mi profesora de arte cuando nos explicaba la pintura primitiva flamenca (fui el domingo a verla al Prado y sigo alucinada) y todo su detallismo bastante innecesario porque es inapreciable.
Cuando le preguntamos que por qué era así, dijo "Eran cortesanos, o chismorreaban o pintaban".

Por suerte nos han quedado casi tantos chismorreos como pinturas :)

Marcelo dijo...

Exactamente eso le contesta Miguelito a Mafalda, con lo cual adivina a quien te parecés vos...Otras dos perlitas: "Hasta mis debilidades son más fuertes que yo" (Felipe)"Amo a la Humanidad, lo que me revienta es la gente" (Susanita)