jueves, abril 10, 2008

Más libros, más músicas.

Una vez mas debo agradecer a dos amigos diferentes dos ocasiones de disfrutar: un libro genial y un concierto delicioso.



Mi compañero (y sin embargo, amigo) Rafa, que tiene un gusto extraordinario en materia literaria, me contó el otro día que había leído una novela breve, muy digna de ser tenida en cuenta. Le pedí que me la prestara para leerla, y como es un encanto, en vez de dejármela, me la regaló. (¿es o no es para quererle? ) Y como siempre que me ha recomendado una lectura, resultó ser una joya.


La Reina de Inglaterra descubre por azar el placer de leer por placer (valga la refunfundancia, como dirían Martes y Trece) y la vida empieza a cambiar en Buckingham Palace... Si os gusta el humor inglés os encantará. Es un libro escrito con humor sobre la pasión de leer, y se lee con pasión y con humor. Bueno, me duró una sesión de peluquería, porque se lee de un tirón. Y estuve aguantándome la risa (por el aquel de que estaba en un sitio público) desde la tercera página. Me propongo buscar más obras de su autor, Alan Bennett. Leedlo, me lo agradeceréis.


Y a última hora de la tarde tuve ocasión de escuchar un concierto delicioso, en el Auditorio Nacional. Esta vez gracias a Aldo, el director de nuestro coro, que nos consiguió unas entradas muy especiales: en los asientos del coro, tras la orquesta, por lo que teníamos al Director de frente, y podíamos apreciar todos sus gestos. No se con qué disfruté mas, si oyendo la extraordinaria calidad de la Royal Concertgebouw Orchestra o viendo dirigir a Daniele Gatti

El programa era sin posibilidad de decepción:
La obertura de Tannhäuser de Wagner, "Muerte y Transfiguración" de Richard Strauss, y la Tercera sinfonía de Beethoven. Hasta a mi, que no soy absolutamente nada wagneriana, me gusta la obertura de Tannhäuser. ¿cómo no me va a gustar, si, además en la primera ocasión en que yo fui a un concierto de verdad en una sala de música es ésa la única música que recuerdo de todas las que tocaron? Me llevaron con el colegio, cuando yo tenía 10 o 11 años, a una sesión matinal en el Teatro Monumental, y me encantó para toda la vida. Tengo que confesar que no había oido (y si la había oído, no la recordaba) la obra de Strauss. Una maravilla. Se comprende que algunos le llamen "El Strauss bueno". Y qué les voy a decir de la Tercera de Beethoven. El sordo genial siempre estará por encima de cualquier otro que se ponga a su lado, (excluyendo a dos o tres, como mucho). Y aunque a Ramón no le gustó, estoy de acuerdo con Almudena en que hacía mucho tiempo que no veía dirigir tan bien una obra de Beethoven. Qué disfrute ver cómo mueve la mano izquierda ese Director, cómo se comunica con los músicos, como resopla, canturrea, baila y rie mientras dirige. Había un chico sentado delante de mi que se reía abiertamente, pero de puro placer, no de burla.
Y para guinda final, como propina, "Rosamunda" de Schubert.
El sonido de la orquesta, algo indescriptible. Pura seda y terciopelo.
En fin, un día muy completito.
Y además, ha empezado a llover, que hacía mucha falta. A ver si con lo de que marzo fue ventoso, y abril empieza a ser lluvioso, conseguimos un mayo florido y hermoso. Y ustedes que lo vean

7 comentarios:

Maria dijo...

Me encanta Alan Bennett. Es como tu dices, tengo que evitar leerlo por la noche porque no puedo soltarlo hasta que se acaba. Besos

isabel vera dijo...

Me apunto la lectura pendiente, haces que parezca muy apetecible. Ahora estoy leyendo una fantástica recomendación de Lansky, Purgatorio, de Joan F. Mira. Pero como soy una cabezona, tengo que hacer la proeza de leérmelo en la lengua original, catalán, y claro, me lleva más tiempo.

En cuanto a la música clásica, soy una calamidad, pero poco a poco espero ir educándome con tus consejos (también los de otros blogueros que tú sabes).

Magistrada y madre en la vida dijo...

Cigarra: Perdóname por haber revelado un dato. Soy nueva en esto de bloguear y no caí en la cuenta de que todos leen todo. Llegué a ti a través de nuestro común amigo Júbilo y lo poco que se de ti lo he encontrado en tu bitácora, ya sabes, fotos y cosas así. Como nuestro común amigo me pide que no hable ni siquiera con la asistencia de mi abogado, no te doy más datos.

Cecilia Alameda dijo...

He ido esta tarde a comprarme el libro. En cuanto acabe el que tengo entre manos, me lío con él. Gracias por las sugrencia.

Cigarra dijo...

María, yo lo he descubierto con este libro, pero me propongo seguirle el rastro

Isabel, apunto la sugerencia de Joan Mira. ¿has leido a Inma Monsó? yo no domino el catalán hasta el punto de leerlo de corrido, pero la he leido en castellano y me ha encantado. La descubrí con "Todo un carácter" y me reí un montón.

Magistrada de mi corazón, no te aflijas con nimiedades. Y ven por aquí siempre que quieras, serás bien venida.

Hola Cecilia. Habrá que buscar más cosas de ese autor. Creo es el guionista de "La locura del Rey Jorge"

isabel vera dijo...

Siempre vienen bien las sugerencias de libros con los que te rías. Gracias.

Franziska dijo...

¡Qué bien! ¿Un día completo? Me alegro por ti y -no me hagas caso- creo que hasta te lo mereces. Es tu manera de ir por la vida: el que siembra, recoge.

Tomo nota a ver si lo tienen en la biblioteca aunque no sé cuándo voy a encontrar un ratito con el atraso que llevo en lecturas que son obligatorias...pero si es divertido, no quiero perderme esa lectura.

Tengo cinco frentes abiertos: el club de lectura; el taller de cuentos; el blog -ahora son dos-; el curso de informática; los libros que compro -tengo lectura para dos años, sin exagerar-.

Un abrazo.