jueves, abril 24, 2008

Reflejos (I)






Como la brasa que os di ayer es de las que no se digieren así como así, voy a intentar hacerme perdonar con unos cuantos recuerdos de mis correrías pasadas.

Hay quien dice que viajando sólo se consigue cambiar de cielo, pero si el viaje nos lleva junto a un poco de agua, el cielo que se refleja en ella resulta siempre distinto. Y yo os propongo que miréis conmigo unos cuantos cielos reflejados en ríos, mares, estanques y hasta humildes piscinas.

Y para completar el paseo, una versión del famoso Adagio para cuerdas de Barber, pero en versión coral, con la letra del Agnus Dei, interpretada por el Coro del Trinity College de Cambridge.



Cañones del Sil, Ribeira Sacra. Orense


Río Arnoia, camino de Los Milagros, Orense



Baños de Molgas, Orense


Garganta la Olla, cerca de Yuste. Cáceres



Clingendael, La Haya. Holanda



Clingendael, La Haya. Holanda



Clingendael, La Haya. Holanda





Marken, Holanda



Zuiderzee, Holanda



Canales de Amsterdam, Holanda



Rio Henares, Humanes, Guadalajara



Salobreña, Granada



La piscina de Humanes, Guadalajara



Calahonda, Granada



Sanlucar, desde Doñana. Huelva



Stadtpark, Viena. Austria


Arribes del Duero, Miranda do Douro. Portugal



Compludo, León



Lago de Babia, León



Lago de Babia, León


Delft, Holanda
Y aquí se despide la artista, con un autorretrato.
¿Han visto alguna vez un "trencadis" con porcelana de Delft?


7 comentarios:

Cecilia Alameda dijo...

Preciosas fotos. Conviene de cuando en cuando mirar por esas ventanas que abres en tu blog para respirar el aire de mundos en los que huele a aire limpio, a humedad, a plantas.
Buenas noches

Franziska dijo...

Otra manera de mirar. Y es muy sugerente y tomaré buena nota para prestarle atención la próxima vez que me encuentre cerca del agua: es, además, otro modo de disfrutar con el paisaje. Preciosas fotos. Lo son para mí.

Entre todas las imágenes hay una de la playa de Calahonda y esto me ha traído el recuerdo que, muy cerca de allí, en Fuerte Carchuna, en mayo de 1938 se produjo una liberación de 325 presos asturianos.
Un comando los rescató y se los llevó a las líneas republicanas. Fue una hazaña del XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero. Es una historia muy interesante y casi parece una película. Lo dejo porque es muy largo para contarlo dentro de tus comentarios.

Un abrazo.

Grine dijo...

¡Qué buenas y qué fresquitas estas fotos! Me encantan para terminar la semana y para soñar con seguir viajando. Gracias por compartirlas y hacernos disfrutar.

María la Delsa dijo...

Acabo de entrar en tus paisajes. ¡Qué bonitas fotos y qué estupendos reflejos, incluído,por supuesto, el del espejo de Delft.
Un beso.

Zafferano dijo...

Ay Cigarrita! Acabo de llegar a casa empapaíta del calor que hace aquí esta tarde y sólo de ver esa maravilla de fotos llenas de agua me han entrado unas ganas locas de ducharme. Así que, después de esta refrescante entrada, mi próxima entrada será en la ducha.

Besos!

Marcelo dijo...

Todas son excelentes pero las que más me han gustado son las de Zuiderzee, Salobreña, Calahonda Sanlucar y Delft...Te felicito

Cigarra dijo...

Hola Cecilia, con motivo del 2 de mayo me di una vuelta por Malasaña, y encontré balcones preciosos. Ya los pondré aquí

Franziska, nos tienes que contar esa historia de los presos asturianos en la playa de Carchuna.

Grine, como no me he ido de puente, por lo menos los veo en foto (los puentes sobre los rios, digo)

Hola Delsa de mis amores, muchos besos

Zafferano, por ahí teneis pocos ríos ¿no es así?

Marcelo, me gustaría poder ir a hacer fotos "en directo" del Paraná y Mar del Plata. No desespero.