miércoles, noviembre 21, 2007

Madrid tiene seis letras...

... y un montón de ventanas. Y ya que hablamos de Madrid estos días, vamos a volver a una de mis aficiones, que tengo un poco abandonada ultimamente. Tiene razón Vanbrugh, volvamos a la cara amable de la realidad, que para amargarse la vida ya habrá ocasión mas adelante, en la cuesta de enero.

Como es evidente, Madrid da de si para mucho mas de lo que se puede reflejar en estos humildes cigarrales, así que yo os voy a proponer solamente un paseo desordenado, un lento deambular con la nariz levantada, dejando de lado por un rato los atascos, las prisas, los parquímetros y los chirimbolos. Apreciemos el lujo o la sencillez de las fachadas, el adorno churrigueresco o la humilde maceta con geranios, evoquemos la historia real o imaginemos las vidas anónimas que han pisado estas aceras antes que nosotros...

Y un buen punto de partida, puede ser el chaflán del Banco de España. Son las cinco y diez de la tarde, y aunque está nublado no es fácil que nos llueva. Vamos allá.





Al otro lado de la plaza, un detallito de la Casa de Correos.


Se ha hecho de noche y la calle de Alcalá, cerca de la de Sevilla, ilumina sus edificios

Es una casa de vecindad cualquiera, pero cuánto merengue en esas volutas.

Para rematar la noche, dónde mejor que el Café donde dijo Paquiro a su hermano: "Soy mas valiente que tú, más torero y más gitano"
El palacio de Perales, en la calle de la Magdalena es actualmente la sede de la Filmoteca Nacional. Su balcón principal sobre el portalón de entrada nos recuerda el señorío del siglo XVIII madrileño
(pinchar en la foto para mas información sobre este edificio)





No hay que irse muy lejos para encontrar un alojamiento céntrico y familiar.
Todavía quedan fondas en Madrid




Y callejeando por el barrio nos adentramos en el Madrid de toda la vida...
Fachadas de balcones simétricos...




...floridos...




... con molinillos atrapavientos...




... o camuflados con hiedra, para esquivar las miradas curiosas





De pronto, en la sinfonía de ocres y rosas que imponen los ladrillos predominantes, surge una nota de color azul





...muy azul...



...o multicolor





La huella del lugar donde estuvo una casa muestra su hueco, como una encía a la que faltara un diente.
Y la protesta ciudadana contra la especulación aprovecha la valla




¿Qué hace en medio del barrio de Salamanca, una torre mudéjar, como si estuviéramos en Teruel?




Este chaflán no puede negar su edad: años 20 del S. XX





En este otro la altura va mermando amplitud y empaque a los miradores. No se crean ustedes que es lo mismo vivir en el Principal que en el ático, aunque ahora se coticen tanto. Da lo mismo, todos tienen vistas sobre el Retiro.




Seguro que reconocen esta esquina



En contraste con las guirnaldas florales, la austeridad del ladrillo y las rejas que separan la clausura del bullicio del mundo exterior.






Un toque mudéjar en las ventanas del Museo del Ejército.






Ventanas abuhardilladas que ponen un aire parisino en los tejados.



En cambio esta otra opta por el uso tradicional del ladrillo, pura tradición mudéjar


Un señor mirador

Una versión mas sencilla de la misma idea


Esta manera de proclamar la fecha sugiere el deseo de permanecer mucho tiempo y que dentro de varios siglos los paseantes (si aún se pasea entonces) digan: "Fíjate, esta casa es de 1999"



Estos se han ido de vacaciones, o no tienen ninguna curiosidad por saber lo que pasa en la calle.


Esta mansarda, en cambio, se abre a los cuatro vientos. Cree que la altura la protege de la curiosidad y no sabe que los vecinos de enfrente pueden tener un teleobjetivo.

Qué airosos algunos de estos chapiteles que dan cierto aire eclesiástico a las casas de vecinos. ¿quién será el afortunado que disfrute de esa habitación octogonal?


Y para despedirnos esta torre, que no es que tenga grandes méritos arquitectónicos ni estéticos, pero para mi tiene su valor sentimental.


Reconozco que ha sido un paseo errabundo y deshilvanado, pero queda mucho Madrid por recorrer y no se puede ver todo en un solo día. Hasta la próxima.



6 comentarios:

Vanbrugh dijo...

Ha sido un paseo fantástico. Justo así, sin sistema ni propósitos previos, con los ojos y el espíritu bien abiertos a lo que vaya habiendo, es como deben pasearse las ciudades.

Qué bonita la torre de la última foto. Cuando yo era pequeño, sobre el "IBERIA" ponía, alternativamente: "Vuele por" y "fly". No sabía qué quería decir fly, pero verlo era haber vuelto a casa. Luego se pueden tener muchas casas, pero "casa" sigue siempre siendo esa.

Cigarra dijo...

Ya sabía yo que te iba a gustar.
No he querido alargarme mas, por no cansar a los paseantes, pero me queda material para bastantes recorridos mas. Todo se andará.
Algunas fotos son bastante malas, pero tengo que aclarar que están tomadas desde el coche, cuando voy conduciendo, aprovechando algún semáforo rojo. Hay puntos de vista que un peatón consigue dificilmente, como no sea jugándose la vida entre el tráfico.

Miroslav Panciutti dijo...

Me ha encantado el paseo por las ventanas madrileñas. Muchas las he reconocido recordándolas, aún cuando tuviera aprietos para localizarlas con exactitud sobre el plano. En fin, es el Madrid de mi infancia y primera adolescencia. Un beso.

Franziska dijo...

Ha sido un paseíto tan descansado y placentero y además sin dolor de cuello. Estupendo. A mí me parece que haces fotos muy buenas.

Cigarra dijo...

Si las cigarras fuéramos seres organizados, algo menos cronopios, el post dedicado a Madrid hubiera seguido algún orden lógico, por barrios (como la risa) o algo así. Pero qué le vamos a hacer si precisamente a mí me tenía que tocar ser como yo misma, procuraré llevar algo más de método en los próximos posts que dedique a las ventanas madrileñas (que me propongo hacer alguno mas) pero no prometo nada. Como decía mi amigo Carlitos, uno es como es porque no puede ser de otra manera.
En cualquier caso, muchas gracias por acompañarme en estos paseos virtuales, Franziska, Miroslav, Vanbrugh, ha sido un placer que espero renovar muy pronto.
Miroslav, espero humildemente que mi perseverancia en devolver la visita (aunque no siempre dejo comentarios) me alcance alguna vez un puestecito en tu club de fans :)) (el pastel de sueños de muerto me quedó riquísimo)

almena dijo...

Ha quedado genial tal como está.
:)